Chamanismo, ¿una cosa solo de indios?

Carlos Castaneda - reiki - meditacion - chamanismo - espiritualidad - mayas - chaman - chacras - terapìas alternativas - temazcal - rituals - retiro - runas - ciclo lunar - espacio sagrado - los cuatro elementos - terapia de pareja - indios americanos - viaje astral - totem animal - retiro espiritual cataluña

[...]Resuenan los tambores de algo ancestral, un grupo de gente reunidos en torno al fuego, transformador y catalizador, aquel que es capaz de desintegrar lo viejo para generar lo nuevo, presente en todos los rituales de todas las tradiciones a lo largo y ancho de este planeta. Una persona dirige la ceremonia con pipas, brebajes o su simple presencia, los demás escuchan y actúan en consecuencia. Todos empiezan a cantar y a bailar, cada uno por su cuenta, honrando lo que han venido a celebrar, celebrando lo que han venido expresar, la alegría de vivir, de apoyarse los unos a los otros, la conexión la matriz vital.[...]

 

Esta es la imagen que muchos de nosotros tenemos del chamanismo. Pero, ¿el chamanismo solo es parte de las tradiciones indígenas de lugares lejanos y apartados de la civilización?¿Es posible practicar estas artes en nuestra sociedad, en medio de las ciudades, en los resquicios naturales que nos quedan de la naturaleza?

El chamanismo no es más que la sabiduría popular que se transmite generación tras generación, por vía oral y ritualística, que nos ayuda a superar los obstáculos más difíciles a los que nos enfrentamos en cada etapa de nuestra vida y que tiene un grado de significancia muy importante para aquellos que lo practican. Porque es honrar a tu ser, es honrar a tus generaciones pasadas y venideras, es venerar al masculino y al femenino, es rendir culto al dios o la diosa dentro de nosotros, es estar en comunión con la madre tierra y sus ciclos naturales que nos influyen directamente, es vivir lo desconocido e incierto de la existencia de una forma que lo podamos entender e integrar en cada una de las células que componen nuestro cuerpo.

Lamentablemente, gran parte de nuestro chamanismo de occidente fue exterminado por las religiones posteriores al Imperio Romano, donde se impuso un monopolio de pensamiento y todo lo que estaba fuera de este era exterminado. Literalmente, una forma de exterminarnos a nosotros mismos, pues esta prohibición nos privó de estar en contacto con lo más puro y ancestral de nuestra civilización. Pocos son los núcleos verdaderos que mantienen esta sabiduría ancestral en las montañas y selvas de sudamérica, en los últimos reductos de indios americanos, en las tradiciones tántricas de la India y en las estepas aisladas de Mongolia y Siberia. Afortunadamente, esta gente está abierta a compartir ese conocimiento tan preciado e inherente del ser humano y de alguna forma nos va llegando a través de gente de mundo.

Cualquier persona que está en la búsqueda de una respuesta al sentido de la vida, conecta fácilmente con este tipo de rituales y lo hace de una forma natural, pues es simplemente recordar la herencia socio-cultural de nuestros ancestros. A ritmo de tambor, plantas sagradas, ayunos, visiones, ritos, prácticas y celebraciones podemos practicar chamanismo y despertar algo en nosotros que lleva tiempo dormitando. Pero es un despertar que tiene una reacción “atómica” en cadena, una vez empezado no se puede detener (a menos que uno lo desee). Cambia tu forma de pensar, tu forma de sentir y tu forma de hacer. Comienzas a hacer cosas que jamás creerías hacer, cambias de trabajo, cambian tus aficiones, cambian tus gustos, cambias de pareja, cambias de rutina… En definitiva, CAMBIO. Cambio para hacer lo que tu ser realmente desea hacer y olvidarse de lo que la sociedad te dicta hacer. Se el cambio que quieres para ti y los demás.

Obviamente, esto requiere de tiempo, dirección, propósito, intenció y voluntad. No se cambia de la noche a la mañana, vas rompiendo en pedazos poco a poco la realidad que te habías construido, para crear tu propia realidad, tu verdad. Y esto, en la mayoría de los casos, no quiere decir que tengas que ser un antisistema, todo lo contrario. Aprender a convivir con el sistema y hacerlo progresar poco a poco con tus pequeñas aportaciones, para que este mismo caiga por su propio peso. Y se produzca el cambio.

Si quieres cambiar el entorno donde te encuentras, primero debes ser ese cambio, integrarlo, respirarlo y transmitirlo. En mi opinión, este es el chamanismo contemporáneo.

 

Héctor "Ocean Star Dreamer"

¿TE GUSTARÍA SABER QUE RETIROS DE CHAMANISMO TENEMOS PRÓXIMAMENTE?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *